Book Club: Las Portadas de Kimberly Glyder

Book Club: Las Portadas de Kimberly Glyder

Ahhhh, la felicidad de encontrar portadas lindas de libros y las infinitas ganas de tenerlos todos en tu biblioteca personal. TODOS. Eso me pasó con las portadas creadas por Kimberly Glyder, una diseñadora que se dedica íntegramente a esto y que tiene algunas de los diseños de portadas más lindas que he visto.

Buscando más sobre su trabajo, nos encontramos con una entrevista que le hicieron en Spine Magazine, una HERMOSA revista que se centra en la parte creativa dentro de la industria de publicación de libros y que se enfoca en el proceso del autor y del diseño de portadas. Aquí tradujimos algunas preguntas para que la conozcan mejor.

¿Qué te inspiró a convertirte en diseñadora de portadas?

Como muchos diseñadores, siempre he sido una persona visual. Pinté y dibujé durante toda mi infancia, pero al mismo tiempo, era una lectora voraz y me encantaba revisar pacientemente los libros en las librerías. No sólo porque quería leerlos, sino porque también me intrigaban el diseño de sus portadas y los elementos visuales que usaban para representar lo escrito. Para cada libro que tenía que resumir en el colegio, me tomaba el tiempo de ilustrar la “portada” que le correspondía (lo que pudo o no haber ayudado en mis notas).

Empecé estudiando pintura, pero luego me cambié a una universidad de artes liberales para estudiar Inglés por un año y medio. Durante ese tiempo, tomé varios cursos intensivos de literatura, cosa que no podría haber hecho estudiando arte. Pero el arte me tiraba más y me cambié a estudiar diseño al RISD (Rhode Island School of Design). La clase más interesante y atractiva ahí fue Poster Design, donde tuve la suerte de aprender de Nancy Skolos; el diseño de portadas y el diseño de afiches tienen mucho en común: la necesidad de impacto visual y de gran información conceptual. Había estado reflexionando sobre una carrera en el diseño de portadas de libros, pero recién egresada de la universidad y con la necesidad de mantenerme, trabajé brevemente en un par de estudios de diseño impreso, y luego en un estudio de diseño de exhibiciones de museos. Tiempo después fui contratada en Da Capo Press por Alex Camlin, donde finalmente comencé mi carrera en el diseño de portadas de libros. Un par de años después de eso, comencé a trabajar por cuenta propia.

¿Nos puedes guiar a través de tu proceso creativo desde el principio hasta el fin? ¿Cómo es que tu obra pasa de una idea inicial a una portada terminada?

Todos mis proyectos comienzan leyendo el manuscrito (si es que está disponible) y tomando notas. También reviso los consejos que los editores envían al principio de cada proyecto, esto me ayuda a identificar los principales temas que quiere destacar cada editor, como también aquellos que quieren evitar. Mis notas van desde imágenes visuales específicas que destacan (como el color del pelo de alguien o el color de una casa), hasta conceptos más globales, como celebración o pérdida, lo que sea que pueda entregar una perspectiva sobre el tono del texto. Rara vez el autor interviene y me envían sus sugerencias para la portada.

Después de leer y tomar notas, empiezo a bocetear. Esta parte de mi proceso es importante ya que sintetiza mis apuntes y me permite empezar a convertir los conceptos en imágenes y al mismo tiempo, puedo estar investigando sobre tipografías y fotos. Si es necesario, en esta etapa empiezo a pintar las formas de las letras u otros elementos visuales. Finalmente, abro InDesign, donde comienzo el proceso de componer todos los elementos recolectados en mis notas e investigaciones.

¿Con qué desafíos especiales te has encontrado?

Cuando empecé haciendo portadas de manera freelance, traté de integrar más elementos pintados a mano, pero no fue fácil. El feedback era que las composiciones se veían muy YA (young adults, un tipo de literatura un poco mirada en menos, y que está enfocada a eso, adulto-jóvenes). Estos últimos años ha sido lindo ver la reaparición de portadas ilustradas y con lettering, esto me ha permitido presentar estilos diferentes en mis bocetos, en comparación con los diseños más limitados y basados en fotografías con los que trabajaba antes. Como pasar por muchas correcciones parece normal estos días, tener la opción de usar elementos pintados a mano abre las posibilidades para tener soluciones de diseño más creativas.

Algo que he notado freelanceando, es que es fácil que te asocien con un tipo específico de género literario. Supongo que teniendo alguien interno sería más fácil que hiciera diseños, por ejemplo, de un thriller o de una biografía de un general de guerra, pero yo suelo recibir el mismo tipo de libros de determinados editores. No tengo claro si esto es producto de la asociación que hacen algunos directores de arte de las portadas en mi portafolio con los títulos en sus listas, o si tiene que ver con el hecho de que mujeres diseñadoras y ficción femenina tienen que ir juntas, pero de cualquier manera estoy muy feliz de recibir todo tipo de encargos y así poder desafiar estas normas.

¿Qué te fascina actualmente y cómo eso alimenta tu trabajo?

Hace poco decidí hacer un esfuerzo por enfocarme en la pintura, algo para lo que he tenido cada vez menos tiempo desde que empecé a ser freelance. Como he creado más trabajo personal y lo he publicado online, los directores de arte se acercan a mí pidiendo más ilustraciones y lettering manual para las portadas. Me vienen bien esos avances en mis intereses, pues combinan diseño y bellas artes.

He estado mirando el trabajo Sonia Delaunay, una diseñadora/artista que creó ingeniosos patrones de diseño, y también las pinturas de Hilma af Klint, una artista sueca que creó una serie de pinturas geométricas y abstractas que tienen mucha relación con el diseño gráfico. Estoy particularmente obsesionada con el catálogo de muestra tipográficas de William H. Page & Co. Empecé una serie de pinturas tipográficas inspiradas en las formas inusuales y la decoración de las letras que se muestran en esta colección digital.

¿Cuál es tu portada favorita no diseñada por ti?

Mis diseños “favoritos” van cambiando constantemente a medida que mi trabajo evoluciona con los años. Aquí hay una lista de mis portadas y diseñadores favoritos:

Las portadas de Virginia Woolf diseñadas por Vanessa Bell para Hogarth Press (The Waves, Mrs. Dalloway y To The Lighthouse); el trabajo de Roberto de Vicq (The Descendants es un favorito); la obra de Jon Gray, usualmente un mix de lettering hecho a mano, ilustración y diseño, es constantemente novedoso e inspirador. La portada de Metamorphosis de Jamie Keenan; el trabajo de Jaya Miceli es increíblemente variado y ejecutado a la perfección. Los diseños ingeniosos de Jenny Carrow (Against Happiness); el trabajo de Miriam Rosenbloom; la dirección creativa de Paul Buckley y todos los ilustradores cuyo trabajo aparece en los diseños de las ediciones de la serie Penguin Threads Deluxe Classic y Penguin Classic Graphic Deluxe.

Comments are closed.